Por Nicolás Díaz, autor del libro inmobiliario Ganemos Todos y CEO de Westay

En artículos anteriores hemos mencionado que el actual monto del Subsidio Habitacional es absolutamente insuficiente. Las 2.200 UF de tope no alcanzan para comprar una propiedad para una familia de 4 integrantes.

Sin embargo, el problema es aún mayor. La obtención del subsidio es solo el primer paso. Luego se requiere la obtención de un crédito hipotecario, el cuál si antes era difícil obtenerlo para una familia de clase media, ahora, con las alzas de tasas y el aumento de los requisitos, es casi imposible. A esto se suma el menor interés por parte de las inmobiliarias para desarrollar proyectos, la escases de terrenos, los problemas de permisos, la inflación y el alza del costo de los materiales.

¿Estamos en presencia de una tormenta perfecta de déficit habitacional?

Absolutamente. Es urgente una solución integral que coordine lo público con lo privado, pero también, que considere la realidad de la gente, que “tenga calle”.

Sin embargo, en los últimos años, el eco sistema inmobiliario ha trabajado en una solución, en la que ganan los privados, el estado y lo más importante, la gente, llamado “arriendo popular”.

¿QUE ES Y COMO FUNCIONARÍA EL ARRIENDO POPULAR?

El estado subsidia el arriendo. Opera similar al subsidio de arriendo pero con un monto mayor del subsidio, menos burocracia y destinando un “stock” de propiedades para arriendo popular.

Esta solución se ha implementado exitosamente en Europa y ha sido impulsada en Chile, entre otros, por la Cámara Chilena de la Construcción. Además de ser valorada por la ciudadanía, cuenta con el apoyo de los privados, que arriendan sus propiedades y fomentan la construcción de nuevas viviendas, y del gobierno actual, que reduce el déficit habitacional y aumenta la dependencia de la gente con el estado.

Un plan piloto fue realizado exitosamente en la municipalidad de Recoleta. Se pusieron a disposición 38 viviendas en arriendo popular, postularon más de 350 familias. Se privilegió a adultos mayores y familias con niños. El costo del arriendo, es en torno a $110.000 pesos mensuales, incluyendo gastos comunes, para un departamento de 57 m2 con 3 dormitorios, 1 baño y bodega.

Esta iniciativa, a diferencia de lo que menciona Iván Poduje en su columna del 17 de Junio de 2022, no “compite” con los subsidios para la casa propia, al contrario, los potencia, dado que permite ahorrar. La gente nunca va a renunciar a la vivienda propia, ya que es su sueño de toda la vida y el seguro para su vejez. Esta es una solución práctica, de bajo costo fiscal, relativamente rápida ejecución y cuenta con apoyo de privados, gobierno, gremios inmobiliarios y lo más importante, de la gente.

Urge su rápida implementación, sin trabas, excesiva burocracia, ni ideologías.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Damián

8:42 PM 1/28/2022 Responder

gracias, excelente articulo. El arriendo popular usa recursos que podrían destinarse a subsidios habitacionales, no es mejor que la gente tenga su casa propia?

    Nicolás Díaz

    8:42 PM 1/28/2022 Responder

    Estimado Damián, efectivamente tienes razón. La ventaja del arriendo popular es que permite una rápida solución al déficit habitacional, al incorporar, por un bajo costo para el estado, miles de propiedad que ya existen o están en construcción, que fue lo que se implementó en países como España o Alemania. No reemplaza el sueño de la casa propia, lo complementa, y de paso ayuda a disminuir el problema de “las tomas”, que está siendo un gran tema.

Barbara

8:42 PM 1/28/2022 Responder

¿Cuáles son los requisitos para postular al arriendo popular?

    Nicolás Díaz

    8:42 PM 1/28/2022 Responder

    Estimada Bárbara. Aún no están definidos los requisitos, pero si usamos la municipalidad de Recoleta como ejemplo, son los mismos requisitos que se solicitan para el subsidio de arriendo. El arriendo popular es un complemento (se suma) al subsidio de arriendo para lograr precios bajos. Luego, queda a criterio de la municipalidad, los criterios para seleccionar a los postulantes, pero debiese tener reglas claras y conocidas.