Nicolás Díaz, autor del libro inmobiliario «Ganemos Todos», se hace esa pregunta. Su respuesta es sí y tiene una mirada positiva.

Los movimientos sociales rediseñan la realidad, bien encausados y sin violencia, pueden ser positivos para la sociedad y generar crecimiento en ciertas áreas de la economía.

  1. Plusvalía tendería a cero en el 4to trimestre del 2019. Si se logra una correcta implementación del paquete de medidas sociales, podríamos ver un repunte en la plusvalía el próximo año. En los 3 últimos años la plusvalía ha crecido a grandes tasas, por lo que una pausa puede ser incluso “hasta sano”.
  2. Comunas afectadas por las manifestaciones no debiesen ver una contracción en los precios de las propiedades habitacionales, ni siquiera en Santiago Centro, pero sí en las propiedades comerciales, tanto (en su ingreso por arriendo como en la demanda por arrendar y comprar). Acá debe haber una ayuda focalizada a los pequeños locatarios afectado.
  3. Distintos efectos en mercado inmobiliario según la zona donde se ubique la propiedad. En el mediano plazo veremos una “migración anti marchas”. Es decir, la gente va a Santiago Centro a protestar pero, si puede, se cambia a otra comuna para vivir. Pymes y pequeños locatarios van a empezar a preferir otras comunas.
  4. Arriendo de propiedades, comunas como Renca y Estación Central, afectadas por barricadas y cortes de tránsito, podrían perder interés por parte de arrendatarios vs otras comunas menos afectadas como Independencia, Conchalí y San Miguel.
  5. Plusvalía tendería a cero, en Santiago Centro. El valor de las propiedades en el eje Alameda Plaza Italia, se verá más afectado en el mediano plazo, mientras que zonas como Franklin, Diez de Julio, etc. debería seguir bastante bien al igual que el eje de Santa Isabel entre la autopista norte-sur y el Parque Bustamante. La zona norte incluso podrían tener plusvalía.
  6. Ojo al barrio universitario, debido a la gran cantidad de jóvenes y universidades y poca distancia de las manifestaciones, los arrendatarios e inversionistas podrían empezar migrar a otras zonas menos conflictivas.
  7. ¿Sigue siendo una prioridad estar cercano a un metro? Sí, es fundamental, es lo que impacta más en la plusvalía de las propiedades a largo plazo, aunque podríamos tener un efecto “juntos pero no tanto”, es decir, la gente ya no va a querer estar tan cerca del metro (1, 2 o 3 cuadras), sino que a una distancia “más segura”.
  8. Proyectos de desarrollo inmobiliario que partieron, siguen adelante, no quedan frenados; sin embargo se están pausando nuevos proyectos, aquellos que aún no parten. La idea es retomar pronto, antes que el menor desarrollo de nuevos proyectos inmobiliarios afecte el empleo en la construcción y agrave la crisis.

Fuente: La Cuarta

Leave A Comment